Nuestra filosofía se basa en la idea de trabajar para vivir, y en Bristol se vive como en ningún otro sitio.

Pequeña y con una forma imperfecta

Bristol es una ciudad bohemia, agradable y creativa, un lugar fantástico para recorrer fácilmente a pie o en bicicleta (¡es la primera ciudad británica que apuesta por la bicicleta como medio de transporte!). El encanto de esta ciudad permanece intacto durante todo el año, y prueba de ello son los comercios independientes, pubs, cafeterías y restaurantes que se extienden por Gloucester Road y North Street, el magnífico arte urbano en constante evolución de la ciudad natal de Banksy, la animada zona del puerto, el barrio de Clifton Village y el puente colgante de Clifton.

Trabajo, colegio y juegos

Bristol es un lugar fantástico para formar una familia. Si prefiere vivir alejado del centro de la ciudad, especialmente con niños, existen muchas zonas en las que podrá instalarse a poca distancia. Bristol, que cuenta con excelentes colegios y un gran abanico de posibilidades de ocio para el fin de semana, es un lugar ideal para criarse. Los niños Y también los padres pueden elegir entre innumerables opciones de entretenimiento, desde el museo de ciencias interactivo @Bristol hasta el transatlántico SS Great Britain del puerto y el Bristol Zoo, aunque también podrán corretear por los Downs de Clifton durante los días de verano.

1

La música está por todas partes

Bristol tiene un ambiente musical fantástico, desde actuaciones en directo todas las noches de la semana por toda la ciudad hasta la "Ambling Band", con la que podrá cruzarse durante las noches estivales; se trata de una banda de música que tiene el rosa como color y unos ritmos muy pegadizos que hará que todo el mundo baile y cante en la zona del puerto hasta la una de la mañana en una noche cualquiera.

Teatro y comedia

Desde el Colston Hall hasta la Fábrica de tabacos, tendrá a su alcance innumerables opciones, ya sean más tradicionales o alternativas, desde giras nacionales hasta el brillante talento de la ciudad. El Hipódromo de Bristol también alberga numerosos espectáculos del West End y Broadway en los que podrá pasar una tarde espléndida.

2

Bristol es una verdadera ciudad gourmet

Nos sentimos especialmente orgullosos de la amplia variedad de lugares independientes en los que se puede comer y beber. Es imprescindible ir al bullicioso mercado de San Nicolás, el Callejón Diagon de Bristol, para comer un sábado. Hay también mercados nocturnos en los que las calles cobran vida con música en directo, comida y puestos de cerveza.

Festivales y globos en abundancia

Bristol es el lugar perfecto para los festivales; independientemente de si busca comida, música, comedia, arte urbano o globos, vaya a Bristol, especialmente en verano. Nunca se cansará de ver los globos aerostáticos moviéndose majestuosamente sobre la ciudad mientras va del trabajo a casa en las tardes de verano.

(En nuestra oficina incluso tenemos un tributo a estos globos, un mural gigante del puente colgante de Clifton repleto de globos, obra de la magnífica fotógrafa local Alison Zak-Collins, en la pared trasera de nuestra área social, al que se añaden un sistema de sonido, una mesa de billar, juegos y un frigorífico con cerveza). 

Naturaleza y deportes al aire libre a un tiro de piedra

A la vuelta de la esquina tenemos lugares fantásticos para hacer escalada, así como parques y zonas campestres para hacer ciclismo de montaña, llevar a los perros y a los niños para dar paseos y montar en bici o simplemente tomar aire fresco y un buen trozo de tarta. Desde la mansión Ashton Court hasta la reserva natural de Leigh Woods, el castillo de Blaise, el Zoo de Bristol, Portishead o un viaje corto hasta las colinas de Mendip, el Longleat Safari Park y mucho más en el sudoeste. 

3